6:03 p.m.

El fuego lame la piedra helada de la hoguera.  Alguien acaba de entrar y lo ha encendido.  Fuera, un grueso manto de nieve sepulta la vida y los copos caen despidiendo un tenue brillo azulado.  Despacio se hace la oscuridad.  Será una noche sin estrellas y sin luna.  Noche de copos y viento. De crepitar de astillas en la hoguera solitaria que apenas calienta.  Sólo queda alimentar el fuego y tratar de ver en las chispas los recuerdos.  Vuelan y se apagan y el fuego se hace brasa.  Entonces, se le echa más leña y se fabrica el recuerdo en chispas nuevas.  No debe buscarse a nadie.  El futuro está prohibido. Es peligroso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s