VIAJE CONTRA LOS ELEMENTOS: LECCIONES DE LIDERAZGO JESUÍTICO

El año pasado leí El liderazgo al estilo de los jesuitas, de Chris Lowney, un ex seminarista que estuvo a punto de ser ordenado sacerdote y que súbitamente dejó los hábitos para pasar a ocupar altas posiciones en JP Morgan, siendo destinado a Nueva York, Tokio, Singapur y Londres.  Tras diecisiete años de trabajo en las grandes corporaciones financieras, es una voz autorizada para resaltar los aspectos del liderazgo jesuítico que son válidos para la vida de las modernas corporaciones.

El libro es de lectura entretenida y está aderezado con curiosos ejemplos históricos que muestran la puesta en práctica de los principios jesuíticos de liderazgo.  ¿Cómo un puñado de predicadores en la Roma del siglo XVI pasó, en menos de 150 años, a ser la institución privada de enseñanza más grande del mundo?  ¿Qué fuerza heroica movía a sus miembros? ¿Cómo un jesuita se las arregló, en una China recelosa, para terminar siendo consultor personal del Emperador?

Algo que me llamó la atención es el “viaje contra los elementos”.  Era una prueba que pasaban los aspirantes a jesuitas, que eran enviados sin ningún tipo de dinero en un itinerario de un mes, para que se vieran obligados a utilizar su ingenio y salir avante de las contrariedades del viaje.

Hoy, a más de un año de haber leído el libro, el tema vino a mi memoria y no quise dejar de escribir algo al respecto.  Por lo mismo, esta nota, seca en detalles, más que síntesis del tema es una exhortación a la lectura de lo que considero un buen libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s